Copiloto

Posted on
ComparteShare on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Email this to someonePrint this page

Es extraño, para describir: es peludo, tiene 4 patas y le mueve la cola a todo lo que le parece nuevo.

Se los presento:

Aqui mirando todo lo que pueda parecer nuevo, para él...

Aquí mirando todo lo que pueda parecer nuevo, para él…

En mi barrio es algo ya conocido, este peludo copiloto, sin mediar intervenciones de terceros se apodera de la dirección del auto, se sienta en lugar privilegiado y ayuda a entrar el auto a la casa. Si, así mismo, y además de todo ello adora esperar por él, fielmente, cada vez que sale al supermercado, diligencias varias y por supuesto a comprar cualquier cosa que se necesite para seguir haciendo quilting.

Muchas veces me ha asombrado su capacidad de distinguir diferentes sonidos de autos, para terminar reconociendo sólo el de nuestro vehículo , salir cuidadosamente a la reja de la casa y mover la cola esperando la invitación de cada uno de quien este en él: “Copiloto, Amir”  y  nuestro peludo ayudante batiendo la colita más fuerte, alegremente se sube, apoderándose de dicho asiento, y oteando cualquier olor distinto que venga en el auto…muchas veces su propia comida!

La cara de felicidad no se la borra nadie, ¿Quieren ver?:

Me encanta esta sonrisa!

Me encanta esta sonrisa!

Cuando el auto se comienza a mover, emite algunos ladridos, pero sólo a veces, cuando alguien le hace fiesta del otro lado de la reja, o está apurado por bajarse; y ese es otro tema: cuando llega el momento de terminar su labor, nuestro eficiente, simpático y desordenado copiloto, espera pacientemente que el conductor descienda del auto, le de la orden: “Amir abajo” y éste sale como todo un “Lord inglés”: moviendo la cola directo a que le den un premio, un rasquido, alguna galleta de contrabando o…apuradito al baño!!!!!

Aún así…mejor copiloto que este no hay!

ComparteShare on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Email this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *